Ya nos aconsejaba Peret en su rumba que “es preferible reír que llorar”, y, aunque a veces tenemos más motivos, si no para el llanto sí para la indignación, vamos a tratar al menos de sonreír para que no se nos amargue el día.

Y es verdad que a veces es necesario mirar a través de las gafas que tiñen el mundo color de rosa y sacarle punta al disparate. Por eso nos las vamos a calzar para echar un vistazo a algunos momentos gloriosos que nos ofrecen las intervenciones de un concejal de Vecinos por Torrelodones.

Este Concejal, que ya fue reprobado en el anterior mandato por su mala gestión, su falta de interés y su opacidad,  y que goza además de un “sexto sentido” porque “a veces ve encuestas” que nadie más puede ver, siempre nos hace disfrutar de momentos inolvidables, imprimiendo en las sesiones plenarias su sello indiscutible; aunque debemos decir en su favor, que es casi preferible escucharle a él que a sus tediosos compañeros de equipo.

Por centrarnos en un momento concreto, ya que si nos dispersamos nos dan las claras del día, vamos a fijarnos en el pleno celebrado el día 13 de febrero de 2018, en el que el señor Beltrán, concejal de Deportes, tuvo bastante protagonismo, puesto que, además de ir incluidos en el Orden del Día un par de puntos que trataban sobre precios públicos en este sector, tuvo también momentos de gloria en el apartado de Ruegos y Preguntas.

En cuanto a su primera intervención para defender la actualización de los precios, nos llama la atención los dos euros que se van a cobrar por hacer uso de la pista de atletismo. ¿Se refiere a la que aún está por construir? ¡No! De esa dijo que aún hay mucho trabajo por hacer y ya se estudiará este tema cuando esté terminada y que ya se hará una nueva modificación. Entonces, ¿a qué pista se refiere?. ¡Pues ¿a cuál va a ser? ¡A una pequeña línea de terreno con unas calles dibujadas que se encuentra situada detrás de una portería del campo de fútbol y que apenas mide 60 metros!

Bueno, pues por hacer uso de ese pedacito de tierra, corriendo arriba y abajo hasta alcanzar la extenuación de tanto ir y volver, vamos a pagar 2 euritos, que nos ahorraremos si lo hacemos en el pasillo de casa sin apenas notar la diferencia.

Y es que a este señor le gustan las cosas pequeñitas. “Algo pequeñito” cantaba Daniel Diges en el Festival de Eurovisión. Y el señor Beltrán se lo tomó al pie de la letra.

Pero vamos a seguir con Peret. Más que nada para que el aire de rumba nos ayude a entrar en calor, que falta nos va a hacer si queremos pasar por el polideportivo, donde no hay manera de que se arregle la calefacción, porque según nos informó el señor Beltrán de manera prolija y sin ahorrarnos un detalle, es muy, pero que muy complicado porque, primero les deja tirados la empresa contratada, luego contratan a otra, luego hay que ilegalizar la instalación que no terminó la primera, después no se encuentran los papeles para ilegalizarla, luego sí se encuentran… y mientras tanto, los usuarios del polideportivo seguramente no se atrevan a salir de la ducha porque, aunque el agua está calentita, fuera hace un frío polar.

Y hablando de duchas, ¡hasta eso nos podríamos ahorrar! Porque el agua entra por el tejado, aunque el Concejal, optimista por naturaleza nos diga que sólo hay siete goteras (una por cada año que lleva gobernando), y que el agua entra si llueve mucho. ¡De buena nos hemos librado! ¡Menos mal que estamos en época de sequía! Porque el señor Beltrán dice que arreglar el tejado cuesta mucho dinero y que no tenemos.

¡Claro! Nos lo hemos gastado todo en el futuro campo de rugby, que en la línea de los gustos del Concejal, va a quedar “Algo pequeñito”. Pero parece que esto no es problema según nos dice porque, si no se pueden jugar competiciones sub 18 ni senior, porque las dimensiones del campo son inferiores a lo requerido, pues se juegan en el campo de fútbol Julián Ariza, aunque este esté a tope de competiciones y el señor Beltrán no se lo haya comentado ni consultado todavía al Club de Fútbol de Torrelodones.

¡Cuánto mejor hubiera sido que no despreciaran tan alegremente nuestro proyecto para el campo de rugby junto al Julián Ariza, optimizando recursos!

Pero para continuar con las instalaciones deportivas de Pin y Pon, no podemos dejar de hablar de la futura pista de atletismo, de doscientos metros. Algo pequeñita. Aunque las vueltas serán más largas que en lo que llaman la actual pista de atletismo, seguramente acabarán mareados de tanto girar los aguerridos usuarios que se atreven con todo.

Y terminamos nuestra glosa al Concejal con una frase que pronunció en el Pleno después de que se sometiera a debate el asunto de los precios, que es toda una declaración de evidencias:

“Muchas gracias por lo que voten, da lo mismo”