Si la Generalitat de Cataluña publicara una nota de prensa con el titular “Oriol Junqueras ingresa en prisión de manera voluntaria para explicar su actuación” y otra que dijera “Carles Puigdemont viaja a Bruselas para aportar nuevos aires a la campaña electoral” ¿qué diríamos en cuanto a imparcialidad y claridad de los hechos?

En Torrelodones, con un partido político cuya fortaleza es la comunicación (dicho por el propio partido), ocurre lo inimaginable cuando alguien es capaz de observar con imparcialidad y rigor las noticias.

No olvidemos que, cuando una persona está imputada o investigada y no acude a los juzgados cuando es citada, es la Guardia Civil la que se encarga de llevarla ante el Juzgado. No se trata de un acto voluntario, sino de una obligación inapelable.

Así pues, la Alcaldesa y el Concejal de Urbanismo de Torrelodones en su calidad de investigados o imputados por el Juzgado de Instancia número 1 de Villalba han tenido que acudir obligatoriamente a su citación.

Todo lo que se publica en la página del Ayuntamiento deben ser noticias veraces y no partidistas por ser medio público pagado con dinero público. Todo lo que sea opinión, debe ser firmado por los partidos y publicado en sus blogs, páginas web, buzoneado o difundido como su partida económica lo permita. Cuando un medio público difunde noticias partidistas… ¡cuidado! porque volvemos al primer párrafo de este artículo.

El concejal de Comunicación, Don Ángel Guirao, aunque no la firma, sí es responsable de la nota de prensa publicada en la página del Ayuntamiento (sostenida con fondos públicos) referente a la declaración de la Alcaldesa y del Concejal de Urbanismo por estar investigados o imputados en una querella por presunta prevaricación administrativa. La nota asegura que “aclaran” la situación de forma voluntaria… y nos remite de nuevo al primer párrafo de este artículo.

Cuidado con aquellos políticos que no respeten el trabajo de los jueces ya que corrompen el fundamento del Estado de Derecho, como la historia se ha encargado de demostrarnos tantas veces.

 

Y cuidado con aquel que nos quiere vender una mentira por medio de un titular vistoso y una noticia falseada, porque detrás de esta información no sabemos si se esconde un ángel o un demonio.